Greenpeace acusa vertimiento de aguas contaminadas en hábitat de la ballena azul al sur de Chiloé

Una grave denuncia vinculada al vertimiento de aguas contaminadas con microcélulas que provocarían la marea roja por parte de los barcos wellboat en un el hábitat de la ballena azul al sur de Quellón hizo la Organización no Gubernamental Greenpeace Chile.

La entidad ambientalista apuntó sus dardos contra los barcos que transportan volúmenes de salmón entre la Región de Aysén y Los Lagos los que realizan descargas de aguas que podrían portar la microalga generadora de este fenómeno.

Este proceso industrial que se realiza en el golfo de Corcovado se encuentra amparado por una resolución del 8 de febrero de este año por parte del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) para que los navíos efectúen el recambio de agua en la zona centro del golfo.

A partir de esta delicada situación es que un equipo de profesionales de Greenpeace Chile se encuentra desde el día viernes inspeccionando todas aquellas zonas demarcadas a consecuencia del florecimiento de la alga microscópica que produce el Veneno Paralizante de los Mariscos (VPM).

Mauricio Ceballos, geógrafo y vocero de la organización ambiental señaló que la acusación por el vertimiento de aguas contaminadas al sur de Chiloé “es una de las aristas que nos ha traído para ver en terreno qué está sucediendo, pero también esta visita tiene que ver con cierta similitud de este episodio que está sucediendo de marea roja que ya tiene cerrada para la extracción de mariscos en cuatro comunas”.

El profesional advirtió que el vertimiento de las aguas por parte de estos buques industriales en el golfo de Corcovado y en un área donde está presente la ballena azul reviste un serio riesgo para la vida de los cetáceos.

Sobre este particular el vocero de Greenpeace Chile evocó los antecedentes científicos que dan cuenta de la mortandad de este tipo de animales en la Región de Aysén.

“Teniendo en cuenta los antecedentes que dan cuenta por ejemplo del fenómeno de mortandad masiva de ballenas en el golfo de Penas el año 2015 y que estuvo relacionada directamente con marea roja en esa zona de Aysén”, sentenció.

El equipo de la organización ambientalista visitó este domingo la playa de Cucao en Chonchi para ver la situación que afecta al recurso macha precisamente por el veneno paralizante de los mariscos. El grupo continuará esta semana recorriendo otras áreas de Chiloé donde está presente la marea roja.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *